Voces del genocidio (1)

Voces, Voces del genocidio

La revista GEO publica este mes un amplio reportaje de Frank Otto y Tobias Völker sobre el genocidio armenio con gran profusión de testimonios. “Fue un genocidio”. Así empieza, triste y necesariamente, este texto que resume el primer gran genocidio del siglo XX (un millón y medio de armenios fueron deportados y exterminados por las autoridades turcas) y que, a día de hoy, casi un siglo después, apenas ha reconocido un puñado de países. Turquía sigue negando que se tratase de un exterminio sistemático y lo sigue achacando a las consecuencias de la Primera Guerra Mundial. Abajo transcribo fragmentos de los testimonios más impactantes que podéis encontrar en el reportaje:

Las muchachas más lindas entre los adolescentes son capturadas y alojadas contra su voluntad en casas, donde disponen de ellas para su placer los miembros de las bandas que supuestamente mantienen el control de la ciudad.

Oscar S. Heizer, cónsul de EEUU en Trebisonda

Nuestro convoy se puso en marcha el catorce de junio. Estaba formado por un grupo de entre 400 y 500 personas, quince gendarmes nos acompañaban. […] Ninguna persona de sexo masculino mayor de quince años sobrevivió. Dos golpes con la culata del fusil bastaban para acabar con la vida de un hombre. Los bandidos prendían a todas las mujeres y niñas bonitas y las raptaban en sus caballos. Así se llevaron a muchas mujeres y niñas a las montañas, entre ellas a mi hermana, a quien arrebataron a su hijo de un año de edad.

Una viuda armenia vecina de Bayburt, Anatolia oriental

Al infortunado que se desvanecía por agotamiento y quedaba atrás le mataban de inmediato de un tiro.

Un superviviente

Al atardecer los soldados entraron por la fuerza en el orfanato de niñas y lo registraron en busca de armenios que se hubieran podido esconder allí. Al tratar de cerrar la puerta del patio, una mujer y una huérfana que se encontraban junto a la hermana Johansson fueron abatidas por balas disparadas por los intrusos.

Alma Johansson, misionera sueca

Ordenaron a los hombres y a los muchachos que se apartaran de las mujeres. […] En cuanto acabaron de separarlos, una tropa de individuos armados apareció por el otro lado de la colina y mató a todos los hombres delante de nuestros ojos. Muchas mujeres no pudieron soportar la tragedia  se lanzaron al río enloquecidas. 

Un superviviente

Esta subsección constará de testimonios. Más adelante incluiré lo que me cuenten los hijos y nietos de. Por ahora, compartiré lo que se haya publicado en libros, revistas, periódicos, etc. Cualquier testimonio o aviso de su publicación será útil. 

Gracias por el aviso, Ander Izagirre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s