Serj vs. Serzh: Respuesta sin respuestas

Voces, Voces de ahora

El presidente de Armenia, Serzh Sargsyan, respondió ayer a la carta abierta del cantante Serj Tankian (se puede leer en castellano en este enlace). En la misiva, publicada en su página web, el presidente armenio reconoce que es la hora del cambio y asegura estar convencido de que es el verdadero líder electo.

Anuncios

Serj Tankian pide al presidente armenio que disuelva el Parlamento

Voces, Voces de ahora

El cantante y activista político Serj Tankian ha escrito una carta al presidente armenio Serzh Sargsyan, con motivo de su reelección hace unos días. En la carta, el líder de System of a Down se hace eco de las denuncias de fraude que se suceden desde los últimos comicios presidenciales, celebrados el 18 de febrero y que han llevado a cientos de armenios a llenar las calles de Yereván y de otras ciudades bajo la consigna “barevolution“.

Trndez, la fiesta del fuego y del amor

Huellas

Todavía quedan cenizas de las hogueras que ardieron anoche, principalmente junto a las iglesias, pero también en algunas esquinas y patios. De un cable de la luz cuelga un enorme letrero a base de globos de colores que dice I love Anna y las calles están llenas de flores y de globos rojos. El 14 de febrero en Armenia es mucho más que el día de los enamorados. Es Tearnendarach, comúnmente conocido como Trndez (Candlemas o Misa de Velas), una fiesta de origen pagano que la Iglesia  Armenia se encargó de adoptar y adaptar al calendario cristiano, en la que se funden antiguas y nuevas costumbres.

El paraíso tras el último peldaño

Huellas

Este texto apareció publicado en Frontera D. Se puede leer pinchando aquí. 

Armenia esconde sus maravillas en las alturas; a menudo, tras una escalera. Aquí la belleza es recompensa y, en invierno, blanca y resbaladiza. El camino desde Yereván hacia el lago Seván, salpicado de jackhras y monasterios resume el sur armenio y explica que Mandelstam recuperase la inspiración tras cuatro años de sequía poética.

Las manos torpes y el tiempo en kilos

Miscelánea, Notas

Hace días que me miro las manos porque nunca sé qué hacer con ellas cuando me despido.  Sigo sin soportar las despedidas: han pasado de darme pena a darme pena y ponerme nerviosa. También hace días que sueño con tsunamis. Olas gigantes rompen en mi cabeza mientras yo me quedo quieta. Luego nado torpemente y me despierto. Otras veces una enorme cascada me arrolla cuando intento subir una montaña y, una vez en el valle y más terca que Sísifo, vuelvo a subir. Despierto antes de volver a caer.