Trndez, la fiesta del fuego y del amor

Huellas

Todavía quedan cenizas de las hogueras que ardieron anoche, principalmente junto a las iglesias, pero también en algunas esquinas y patios. De un cable de la luz cuelga un enorme letrero a base de globos de colores que dice I love Anna y las calles están llenas de flores y de globos rojos. El 14 de febrero en Armenia es mucho más que el día de los enamorados. Es Tearnendarach, comúnmente conocido como Trndez (Candlemas o Misa de Velas), una fiesta de origen pagano que la Iglesia  Armenia se encargó de adoptar y adaptar al calendario cristiano, en la que se funden antiguas y nuevas costumbres.

Durante la víspera, el país se llena de hogueras que los recién casados saltan en pareja en las inmediaciones de las iglesias. La creencia es que, tras saltar el fuego, alejan los malos espíritus, la arrogancia y la mala suerte y se acercan así a la prosperidad. Por la mañana, a menudo, se vuelven a encender hogueras y se realiza una misa especial para conmemorar este día sagrado.

El origen de esta fiesta se remonta a los tiempos en los que la Armenia pagana veneraba el fuego y el sol y tiene más que ver con las celebraciones de fin de invierno en cualquier sociedad campesina que con el concepto actual de amor romántico. El objetivo de esta tradición era potenciar la fuerza del sol y calmar el frío con la ayuda del fuego.

Trndez era una fiesta dedicada a los dioses Mihr (fuego y luz) y Tir (sabiduría y literatura) que celebraba el final del invierno, el inicio de la primavera y la fertilidad. En aquella época, era común a los pueblos indoeuropeos encender fuegos con significados similares en febrero, que se correspondía con Mehekan, el séptimo mes de la cronología armenia que abarcaba desde el 7 de febrero hasta el 8 de marzo. El nombre de este mes, además, guardaba relación con el motivo por el cual se celebraba el Trndez: aunque los historiadores no coinciden en el verdadero origen del nombre, han asociado su etimología con la muerte, con la luna nueva y con el dios Mihr.

Posteriormente, cuando Vahagn (Vah-dios y agn-fuego) sustituyó a Mihr, las hogueras pasaron a simbolizar, además de la llegada del sol, el nacimiento del nuevo dios, que según la mitología Armenia, surgió del fuego y del agua. Existe una canción dedicada a este dios que enfatiza la importancia del esfuerzo para alcanzar el cielo y la tierra y que describe el nacimiento de un Vahagn con barba de fuego y ojos como soles en los siguientes versos: “a través del hueco del tallo salió humo/a través del hueco del tallo salió la llama/y de la llama un joven corriendo”.

A veces, los lugareños de cada pueblo reunían madera en las plazas y hacían una gran hoguera sobre la que saltaban los recién casados. Las mujeres, especialmente, debían saltar el fuego para que sus hijos naciesen sanos y fuertes. En torno al fuego se cantaban y bailaban canciones tradicionales. Cuando la hoguera terminaba de prender, las familias cogían ramas quemadas o ceniza y las llevaban a sus casas para atraer la prosperidad.

En el caso de las parejas que iban a contraer matrimonio, los futuros suegros de la chica llevaban regalos y granos de trigo a la casa de la futura mujer de su hijo, en cuyo patio se hacía la hoguera. Aunque las protagonistas de la celebración eran las novias, para los chicos era especialmente importante por ser el único día del año que se les permitía ver a su futura mujer y para algunos era incluso la oportunidad para conocerla.

Trndez (“acercarse a Dios”, para unos; “fuego”, para otros) se celebra el 14 de febrero, 40 días después del nacimiento de Cristo (que en la tradición armenia se conmemora el 6 de enero). Esta fecha es relativamente nueva, puesto que cambió con motivo de la adaptación al calendario cristiano, ya que el nacimiento de Vahgahn se corresponde con el 21 de marzo. Una reducida comunidad pagana armenia todavía celebra su nacimiento ese día. Aunque se trata de una celebración originalmente pagana que acogió el cristianismo, existe constancia de que la Iglesia Armenia ha celebrado el Trndez de manera oficial desde, al menos, el siglo 5 d. C. cuando el historiador, poeta y escritor de himnos armenio Moisés de Corene (Մովսէս Խորենացի Movsēs Xorenac‘i) escribiera una canción dedicada a esta fiesta.

A pesar de las coincidencias, no es San Valentín; aunque ambas celebraciones se funden en la Armenia actual. El equivalente  armenio es San Sangis, patrón de los enamorados, que cada año se celebra un día diferente y que este año tuvo lugar el 16 de enero. Trndez sigue siendo la fiesta del fuego y del amor, pero el hecho de saltar la hoguera también se ha convertido en un símbolo de felicidad que ya no sólo protagonizan las parejas.

 Junto a las iglesias, pequeños puestos venden velas blancas que se encenderán con los últimas llamas y que permanecerán sobre la chimenea de cada casa hasta el próximo Trndez.

Anuncios

2 comentarios en “Trndez, la fiesta del fuego y del amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s