Serj vs. Serzh: Respuesta sin respuestas

Voces, Voces de ahora

El presidente de Armenia, Serzh Sargsyan, respondió ayer a la carta abierta del cantante Serj Tankian (se puede leer en castellano en este enlace). En la misiva, publicada en su página web, el presidente armenio reconoce que es la hora del cambio y asegura estar convencido de que es el verdadero líder electo.

No obstante, el vocalista de System of a Down vuelve a responder hoy, asegurando que no ha obtenido respuesta alguna a sus preguntas e insistiendo en la necesidad de llevar a cabo dichos cambios, así como de garantizar una verdadera democracia en la que no se utilice la seguridad como chivo expiatorio para dejar de lado otras cuestiones. Asimismo, Tankian pide al presidente que escuche las quejas de los manifestantes que estos días protestan por el resultado de las elecciones.

Abajo, traduzco ambas cartas (en inglés, en Armenia Now):

Estimado Serj,

El más joven de mis nietos también es nuestro tocayo. Es demasiado joven como para saber que desciende de una nación orgullosa, pequeña y colmada de problemas, pero no deja de ser un ciudadano de un país victorioso y con visión de futuro. Le queda mucho por aprender todavía. Serj, tú y yo, todos nosotros, mostraremos, tanto a él como a su generación lo que hemos hecho y se encontrarán con una nueva patria bajo el Monte Sagrado. ¿Puedes imaginar los ojos interrogantes de aquellos a los que se lo contaremos?  Tú y yo, Serj, todos nosotros. Esos ojos ahora infantiles y juguetones, mañana serán serios y observadores.

¿Qué les voy a decir, Serj? Debo decirles que he prometido a mi pueblo una Armenia Segura, que he organizado las mejores elecciones (aunque con deficiencias que, de todas formas, no habrían tenido un impacto significativo en el resultado)  en 21 años de historia de nuestro país. ¿Y yo no podría haber sido capaz de consolidar nuestro pueblo ni de mostrarle el camino hacia el futuro? ¿Debo decirles que me lo tomé en serio y que ni siquiera discutí las “últimas verdades” que derivan de la nada y que no tiene relación alguna con el Estado? Es una mina, Serj, una mina que amenaza las próximas décadas y que nos llevará a una autodestrucción inevitable. 

Nuestro deber es deshacernos de las minas que minan nuestro camino hacia el progreso. El establecimiento de la ley y el orden no puede partir de medios ilegales o llegará rápidamente a su fin de manera igualmente ilegal. Creo que el pequeño Serzh va a ser fan de tu música y lo que le diremos cuando nos pregunte será: 

“¿Fue la filosofía del desplazamiento de minas la que bombardeó todas las casas  y pueblos?”

Este es un Estado, Serj. Hemos soñado con que lo sea desde hace mucho tiempo. Este estado es tuyo y mío, como lo es de todos nosotros. Es el Estado del pequeño Serzh y de los maravillosos niños de la familia Hovannisian. Es el Estado de todos nuestros hijos y nietos. Tenemos una patria paradisíaca y nuestro deber es construir un Estado fuerte. Tenemos que construirlo juntos, Serj. Las minas sembradas hoy amenazan a nuestros niños de mañana, se convertirán en “bellum omnium contra omnes” o “la guerra de todos contra todos“. Y cuando los niños crezcan, te preguntarán: 

“A dónde crees que debemos ir cuando caigan las bombas, Serj?”

Este no es el camino. Somos compañeros en la trayectoria en la que nos embarquemos. En efecto, es el momento de cambiar. Nadie puede estar por encima de la ley. La falsificación y la hipocresía, la imprudencia y la hostilidad destruirá, poco a poco y constantemente, nuestra capacidad para gritar con entusiasmo: “Libertad, somos libres”. Es necesario hacer un llamamiento a todos: “¡Volved al río Aras!” Tenemos que hacer eso, Serj, para lograr el valor de mirar a los ojos y responder a las preguntas de Serzh y del resto de su generación. 

Por eso mismo, necesitan nuestra ayuda y la de todos, ya sean de Glendale o Stepanakert, de Melbourne o de Moscú. Creo en nuestra victoria colectiva. 

Y para concluir, responderé a tu pregunta. Me preguntabas si estaba realmente seguro, en el fondo, si yo era el verdadero líder elegido por nuestro pueblo o no. Te diré que siempre he estado seguro. Uno tiene que sentir Armenia, Serj, y eso no se puede sentir sentado en una de esas oficinas caras en el centro de Yerevan, ni mucho menos permaneciendo sentado ahí durante mucho tiempo. A Armenia hay que sentirla sobre el suelo rocoso de una aldea que lucha por salir adelante. Armenia se puede sentir en el verde de las flores plantadas en el cementerio de los que lucharon por la libertad. Armenia habló, Serj, créeme. 

Eso es todo lo que te quería decir. 

Te ruego que transmitas mis saludos a su padre y dejemos que el mensaje de las cigüeñas en primavera nos prevenga de elegir el camino equivocado. 

Paz

***

Estimado Sr. Presidente,

Es un honor para mí que haya respondido a mi carta. 

En realidad, no esperaba respuesta alguna por su parte, dada la actitud crítica de mis palabras.

El hecho de que haya respondido es alentador.

Pero, con todos mis respetos, no ha respondido ninguna de las preguntas ni ha abordado directamente ninguno de los temas de los que hablé en mi carta.

Creo que ha hecho un gran trabajo al asegurar las fronteras de Armenia, en una situación tan difícil y delicada como la que vive el país después de la guerra de Karabaj. 

Si lo recuerda, ya le dije que elogio personalmente sus esfuerzos en este sentido. 

Una vez dicho esto, la seguridad no puede ser el chivo expiatorio para distraer la atención de las desigualdades e injusticias que ocurren en nuestro país. 

Los republicanos de Estados Unidos lo han hecho en varias elecciones y no parece que nadie las vaya a comprar ya. 

Yo, también, me siento responsable de lo que vamos a dejar a las generaciones del futuro. 

Esa es la base de mi discurso, hay que  involucrarse con la situación del medio ambiente en Armenia (Teghut) y el abuso de la minería, así como incrementar los subsidios agrícolas para hacer que nuestra nación sea autosuficiente. 

Los ciudadanos armenios están protestando por el resultado de las elecciones y por la injusticia inherente a la clase política. Por favor, escuche sus quejas. 

Escuche a los estudiantes en huelga y no deje que la policía silencie la voz de nuestra democracia. Después de todo, ellos son el futuro de Armenia. 

Corrupción, injusticia, emigración, anarquía y elecciones falsificadas, son los males que han viciado a los ciudadanos de nuestro país, más que las minas y las bombas. 

¿Qué hará al respecto?

¿Va a reformar el sistema?

Estimado Sr. Presidente, por favor, establezca el imperio de la ley de una vez por todas para que el pueblo se sienta respetado ante la ley y la justicia. Armenia y sus leyes están bien. Es su ejecución lo que no funciona. Estamos cansados de oír hablar de inversores que dieron media vuelta, despojados de sus inversiones en Armenia, la presión política a la que se recurre para beneficio personal, la manipulación mediática, las injusticias en los tribunales y, así, sucesivamente.

La mayoría de la gente tiene la sensación de que hará falta un cambio generacional para modificar la cultura política en Armenia, para librarnos de la clara corrupción y del abuso. 

¡Usted puede hacer que eso ocurra ahora!

En su carta, ha reconocido la necesidad de ese cambio y parece insinuar que está dispuesto a tomar medidas para que no tengamos que esperar otros 20 años para alcanzar la verdadera libertad. 

Por eso, su pueblo le estará eternamente agradecido, Serzh. 

Una nación equitativa es una nación fuerte, en la que la gente no sólo se siente orgullosa de su historia, sino también de su presente. 

Estoy de acuerdo en que todos debemos trabajar juntos para mejorar el futuro de Armenia. 

Agradezco sus buenos deseos hacia mi padre. Yo también envío saludos  y amor a su familia y espero conocer algún día a su nieto Serj. 

Paz,

Serj Tankian

(Si estoy traduciendo estas cartas para hacéroslas llegar, no es por fetichismo epistolar. Es importante saber lo que está pasando en un país del que los medios de países hispanohablantes no hablan. Estas cartas, entre el cantante de System of a Down y el presidente de Armenia, vienen a ser el reflejo de un diálogo entre el presidente y el pueblo armenio, en el que una persona relevante de la diáspora  tiene la oportunidad de ser el vocero de un pueblo “sin voz”.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s