No olvidan

Fotografía, Lugares y momentos

Toda esta gente no se puso de acuerdo para subir a la vez al memorial de Tsitsernakaberd. Cada veinticuatro de abril, a cualquier hora, el camino que lleva al memorial del Genocidio Armenio de Yereván es casi intransitable.

Sobre la fortaleza de las golondrinas pequeñas y junto al Museo del Genocidio, se asienta un memorial de basalto compuesto por doce placas que representan las provincias que perdió Armenia y que ahora pertenecen a Turquía y una estela que representa el renacer del pueblo armenio. 

Anuncios

Un memorial oculto para un genocidio silenciado

Voces

En el centro de Baralet,  al sur de Georgia, ondea una bandera armenia. El pueblo se prepara para recordar a las víctimas del genocidio armenio, como cada 24 de abril. Esta vez es especial: noventa y nueve años han pasado desde que el gobierno de los Jóvenes Turcos iniciase las matanzas y deportaciones que acabaron con la vida de un millón y medio de armenios.

De Yereván a Moscú (Carta abierta a Daniel Utrilla)

Miscelánea

Querido Daniel:

No voy a hablar de lo genial que es tu libro porque a estas alturas ya debes de saberlo. Voy a hablar del vínculo que se crea entre el papel y las personas: entre ‘A Moscú sin kaláshnikov’ y yo. Porque esta es la parte que he solo he mencionado en mi reseña (la puedes leer aquí).

Hacia las entrañas del mundo

Vidas

El hombre que excavó un templo subterráneo para guardar patatas y salvar a la Humanidad

En el invierno de 1985, el hambre amenazaba a Arinj. Tosya hizo acopio de patatas para que la familia subsistiera durante meses. Pero necesitaba un lugar amplio y fresco en el que guardarlas. Levon eligió un punto exacto en el suelo de su casa  y clavó el cincel. Comenzó a excavar y no paró hasta que, veintitrés años después, su corazón le dijo basta y le dejó tumbado junto a la puerta.