El niño que vino a acabar con todo

Vidas

Hola, me llamo Aleks y si llego a ser más bonito rompo la cámara. O algo. Soy el hermano de la niña que vino a terminar el mundo y he venido a acabar con todo. Tengo la impresión de que los bípedos intuyen mi estrategia y, cuando me acerco a la mesa, varios pares de manos enormes barren todo y platos, vasos y cubiertos acaban en en lado opuesto del mantel. Yo gateo por debajo de la mesa, salgo junto al sofá y, cuando me giro, todo ha vuelto a su sitio.

Mi estrategia consiste en lanzarme estrepitosamente contra la mesa y, como empujado por una coletilla a una variante de  la Ley de Murphy, si algo puede caer y no cae, yo lo empujo. Como esos pájaros que lanzan piedras sobre caminantes con mochila, pero sin herir a otros bípedos implumes. Algo mucho más elegante.

¡Uy! Un tenedor…Mira cómo me peino.

A ver. Acércame esas fresas un momento.

-Hola, fresa.

-Ni que llevases casi un año esperándome.

Desde que me crece la cara, mis ojos ya no parecen desproporcionados. Tengo un diente que asoma cuando me hacen reír. Quiero empezar a hablar, pero escucho tantos idiomas en esta casa que no me decido. Hoy ha venido una chica que habla raro. No deja de hacerme fotos como si fuese a crecer mañana. Me llama por mi nombre, como si nos hubiésemos visto antes. Pero lo cierto es que no me suena su cara. Ha venido a ver a la abuela. Van a hablar de cosas feas que ocurrieron hace mucho tiempo. Cosas de bípedos contra bípedos. Mejor duermo.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s