El poeta que paró una batalla

Líneas

Imagen de Tumanyan que ilustra la cubierta de ‘Heridas del viento’ / Lucas Pérez Monsalvo – Naverey

Un día como hoy, en 1869, nació Hovhannes Tumanyan, el poeta que pone Rostro a la cubierta de ‘Heridas del viento’. Comparto un fragmento de la crónica ‘El bombardeo que parecía un juego` (incluida en del libro), en la que aparece el poeta de los armenios. 

En las inmediaciones de las fronteras ocurre lo mejor y lo peor del ser humano. Es ahí donde todo se funde o colapsa, donde se mezclan los idiomas y los rasgos, donde el odio adquiere las características de un ser vivo que nace y muere.

Berdavan recibe su nombre de una fortaleza cercana, a cuyos pies se extendía el pueblo antiguo. Cerca de aquella fortaleza, cuando armenios y azerís empezaron a pelearse por la delimitación de sus fronteras, alrededor de 1920, los hombres del pueblo, entre ellos Martiros, el bisabuelo de Venera, se disponían a luchar contra un grupo de azerís.

Martiros era músico. Tocaba el tambor y solía viajar a Azerbaiyán para amenizar las bodas azerís con su música. Una mañana, en el campo, su madre no sabía cómo calmar su llanto después de que se cortase mientras segaba el trigo. Ofreció un tambor al niño para que se calmase a base de darle golpes y tuviese algo con lo que entretenerse sin pensar en el aburrimiento al que a veces lleva el llanto. Si no hubiese estado llorando, quién sabe si habría descubierto su vocación. Puede que pasase el resto de su vida llorando o que nunca más volviese a derramar una lágrima, porque nunca dejó de tocar aquel tambor.

Si Tumanyan se autoproclamó poeta de los armenios no fue por un arrebato megalómano ni sin motivos. Enterado de la batalla que se iba a librar, el poeta se dirigió a la fortaleza. Venera, que convivió hasta los quince años con su bisabuelo Martiros, recuerda lo que él nunca pudo olvidar, la historia que siempre contaba su bisabuelo:

Tumanyan acudió a un bando y dijo unas palabras en azerí, se giró hacia el otro y dijo unas palabras en armenio. Todos aquellos que se disponían a luchar se dieron la vuelta y volvieron a sus casas. A Martiros, que no había tenido acceso a la educación, no le quedó muy claro lo que dijo el poeta ni lo que calmó la furia de ambos bandos. Martiros siempre se preguntó qué sería lo que dijo Tumanyan para que todos volviesen a casa como hipnotizados.

El poeta emprendió diversas acciones de mediación pacífica entre armenios y tártaros del Cáucaso, ahora azerís. Cuando, a las puertas de Echmiadzin, el Vaticano armenio, llegaron interminables colas de refugiados que sobrevivieron al genocidio armenio, el Catolikós les prohibió la entrada en la iglesia, asegurando que lo hacía bajo su condición de Catolikós de los armenios. Fue entonces cuando Tumanyan instó a todos a buscar refugio en las habitaciones del patriarca, por orden del Poeta de los armenios.

Tumanyan era un hombre extravagante que coleccionaba fósiles y era un firme enemigo del préstamo de libros. Todo cuanto contenía su casa de Tbilisi fue trasladado a Ereván y hoy se expone en un museo que incluye un holograma del poeta en tres dimensiones, que pasea sobre un bastón, se coloca el sombrero de copa y lee el periódico. Los muebles de su salón componían una biblioteca oculta: cerrados bajo llave y cubiertos con papel estampado de flores, Tumanyan escondía sus libros de las miradas curiosas. En su despacho, un pedazo de papel evidencia las sospechas del visitante: Prohibido fumar y pedir libros. Con semejante carta de presentación, cuesta imaginar al poeta como un filántropo, pero lo cierto es que sus versos y cuentos están impregnados de amor al ser humano y conforman un firme alegato en favor de la paz y la convivencia entre los pueblos.

Cuaderno armenio en Facebook

Cuaderno armenio en los premios 20blogs

Anuncios

3 comentarios en “El poeta que paró una batalla

  1. La introducidon que haces de la historia de tu libro me ha llamado la atencion, ya que para mi es una cultura bastante desconocida, prometo leerlo, un.lector, y terrinchoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s