No olvidan

Fotografía, Lugares y momentos

Toda esta gente no se puso de acuerdo para subir a la vez al memorial de Tsitsernakaberd. Cada veinticuatro de abril, a cualquier hora, el camino que lleva al memorial del Genocidio Armenio de Yereván es casi intransitable.

Sobre la fortaleza de las golondrinas pequeñas y junto al Museo del Genocidio, se asienta un memorial de basalto compuesto por doce placas que representan las provincias que perdió Armenia y que ahora pertenecen a Turquía y una estela que representa el renacer del pueblo armenio. 

Anuncios

Sacrificio en Geghard

Creencias, Fotografía, Huellas, Lugares y momentos, Notas, Tradiciones

Blanco, negro y con manchas amarillas. Es una bola de lana tricolor. Un cordero amarrado a una cuerda. Los niños saltan a su alrededor. Los corderos tienen que experimentar algún asomo de intuición, porque la bola tricolor se resiste a subir la cuesta que lleva al monasterio de Geghard (Kotayk), como si supiese hacia dónde va.

El cañón de las palomas armenias

Crónicas, Fotografía, Lugares y momentos

Artículo publicado en FronteraD

Aghavnadzor, a las cuatro de la tarde, parece un pueblo fantasma. Sobre casas derruidas y camionetas Lada abandonadas flota uno de esos silencios que anuncian que algo está a punto de ocurrir. Es comparable a la quietud de las palomas justo antes de lanzarse estrepitosamente contra el aire. Aghavnadzor significa “el cañón de las palomas”; sin embargo, no vemos ni una. Junto a la aldea, un cauce seco cumple la función de vertedero. Vacas escuálidas custodian la entrada y el acceso, sin asfaltar y embarrado, resulta poco practicable para el pie haya olvidado las irregularidades de la naturaleza.

Molokans de Lermontovo y Fioletovo

Creencias, Fotografía, Huellas, Lugares y momentos

Los molokans son rusos cristianos que se negaron a aceptar la Iglesia Ortodoxa porque se oponen a la veneración de iconos. Perseguidos por Catalina II, tuvieron que huir de su país. Muchos de ellos llegaron al norte de Armenia, donde existieron 18 pueblos molokans de los que sólo quedan dos (Lermontovo y Fioletovo), aunque algunos molokans también viven en Yereván y en Vanadzor. Se les conoce así porque tienen prohibido probar el alcohol y porque antiguamente bebían leche de manera ritual los miércoles y los viernes (molokan significa “bebedor de leche”), a pesar de los ayunos impuestos por los ortodoxos.