Los rostros de ‘Heridas del viento’ (1): Laura

Silencios

10382356_880645608619037_8603579000673605078_o

Durante los últimos meses, cada tarde, el viento se acelera en Ereván. No hay ropa tendida ni persona ligera lo bastante lejos del suelo. Y eso no es nada comparado con Laura. La anciana entra como un vendaval, corretea por el salón y la cocina. De cuclillas, mientras saca platos de un mueble, la llamo. Se gira sobre la mitad de las plantas de sus pies y su equilibrio no vacila lo más mínimo.

-Abuela, ¿cuántos años tiene?

No es necesario ver fotos de juventud de Laura para llegar a la conclusión de que su piel, en otro tiempo, debió de estar menos curtida y más blanca; de que el sol, durante décadas, ha sido un espejo en el que mirar y no ver nada. Su rostro ajado, su mirada lánguida y su sonrisa hastiada, componen el dibujo de una mujer cansada que corre.

-Ochenta.

 

Fragmento de ‘Heridas del viento’. A la venta en:

Amazon

Madrid: Librería Monpassa

Pamplona: Librería Katakrak

Salamanca: Librería Letras Corsarias  (próximamente)

Alicante: Librería Pynchon&Co (próximamente)

Elche: Librería Séneca

Pedidos directos: cuadernoarmenio@gmail.com

Cuaderno armenio en Facebook